Pensamientos para escuchar con el Corazon

$563,00
Calculá el costo de tu envío
Compartir

Trazo mi ascendencia a una familia de judíos de Mashhad, Irán, pero crecí en Stamford Hill, Londres, muy cerca del corazón de la comunidad judía ortodoxa de Inglaterra. Nuestra familia era tradicional. Observábamos un estricto cashrut, encendíamos las velas de Shabat y mi padre llevaba sombrero y kipá, pero la vida era un tanto superficial: conductas a modo de rutina que carecían de una verdadera sensación de alegría, placer y conexión personal. Solo ahora, en retrospectiva, me doy cuenta de que aquello faltaba porque he experimentado el poder que tienen las enseñanzas jasídicas para producir una acción inspirada y apasionada.
En 1965 cumplí dieciocho años y me casé con Benjamin Karmely. Nos trasladamos a Milán, Italia, donde pronto tuve tres hijos y nos asentamos en una vida judía más bien normal, moderna desde el punto de vista cultural pero, no obstante, judía tradicional. Durante trece años, tuve todo lo que toda mujer pudiera desear: un marido amoroso que nos sostenía muy generosamente; tres hijos sanos que eran la luz de mi vida; un hogar encantador, amigos, buena salud… todo.
Pero durante todo ese tiempo, durante toda mi vida, había algo que faltaba. Si me lo hubieran preguntado entonces, no habría sabido responder de qué se trataba.
No obstante, era algo que se hallaba presente, sabía que lo estaba. Se sentía como un núcleo vacío por dentro que yo intentaba incesantemente de llenar con innumerables pensamientos de “tan pronto como” del tipo: “Tan pronto como termine la escuela, todo será realmente perfecto””. Y Sin embargo, allí me encontraba, con todo, y había no obstante algo que faltaba.
Para entonces, al igual que ahora, Benjamin viajaba mucho por negocios. Un día lo fui a buscar al aeropuerto después de un viaje a Tailandia. Aun a la distancia puede notar que había algo que andaba mal. Estaba rengueando; se veía enfermo, pálido y demacrado y era evidente que se sentía adolorido. A pesar de que insistía en que se encontraba bien, no pudo engañarme.
Había algo que estaba muy mal…….